Rien ne va plus…

Rien ne va plus…

Uno pone la televisión a ciertas horas y se da cuenta de hasta qué punto ha cambiado el mundo en apenas unos años. Ya no se trata, como pregonaban ciertos (y sólo hasta cierto punto acertados) apocalípticos de que la pequeña pantalla cambia el mundo, sino que ésta es, al menos en este caso, reflejo de los cambios.

Esta observación que nos sirve para introducir el artículo se refiere a que cada vez es más frecuente ver anunciadas páginas web dedicadas al juego de azar en internet, auténticos casinos en la pantalla del ordenador. Una de estas páginas es Botemanía que tiene juegos de bingo, ruleta y mucho más.

 

 

Pagar para ganar más

Por obvio que sea, no está de más recordar que la publicidad es una de las claves del éxito, pero también cabe mencionar que ciertos tipos de anuncios son muy caros –los televisivos, en este caso-, de modo que las páginas que se anuncian el televisión realizan un muy fuerte desembolso.

Esta inversión nos hace pensar que, o bien las empresas cuentan con unos inversores muy potentes o el volumen de negocio que mueven es verdaderamente alto. En uno u otro caso, se nos está hablando del éxito de sector.

Ahora bien, ¿a qué se debe tal éxito? ¿Por qué está creciendo de forma tan importante el apartado de los juegos en internet? ¿Cómo es posible que, lejos de haber tocado techo con el ya ingente número de casinos, bingos y casas de apuestas online, la oferte siga creciendo y creciendo?

Dinero, comodidad y variedad

Lejos de nuestra intención realizar un análisis exhaustivo –al menos en este artículo-, hablaremos sólo de tres factores, a nuestro entender, importantes, aunque puede que no sean los únicos y casi seguro que no son los más determinantes. Pero están ahí, y son evidentes, de modo que alguien tenía que mencionarlos. Tres palabras: dinero, comodidad y variedad.

DIVERSIÓN POR POCO DINERO

Cuando hablamos de dinero, no nos referimos a las ganancias del usuario, que también pueden llegar a ser importantes, sino más bien a la idea del “coste por hora de diversión”. Hemos hecho la prueba en una página al azar. En este caso, la que estaba almacenada en la memoria de nuestro navegador como última visitada: botemania.es… y no vamos a entrar en números exactos, pero el coste de la diversión por cada hora de juego pasa por muy poquito de un euro, y sin apostar necesariamente el mínimo.

SIN MOVERSE DE CASA

Cuando hablamos de comodidad, nos referimos a lo evidente. Al menos nosotros, no concebimos entrar en un bingo, y mucho menos en un casino sin arreglarnos… por no decir que no lo tenemos precisamente a dos minutos andando de la puerta de casa.

Si no fuera por las páginas de juegos online, nos tocaría arreglarnos, preparar una tarde y una noche fuera, dejar a los peques con sus abuelos, coger el coche –que a veces, según esté el tráfico, es un sacrificio-, aparcar (véase la anterior frase entre guiones) y, por fin, guardar una etiqueta y unas normas de comportamiento que poco tienen que ver  con gritarle a la pantalla del ordenador, en pijama y sin afeitar. Emoción y comodidad todo en uno.

PARA TODOS LOS GUSTOS

El tercero de los factores que hemos querido destacar se refiere a lo que hemos resumido como variedad y se explica imaginándose el casino o la sala de bingo más grande que nuestra mente abarque: Más aún. Más…

… Más…

¿Caben en ella decenas de miles de crupieres, centenas de miles de mesas y cientos y cientos de variaciones de un solo juego, cada una con su propia mesa? Lo suponíamos. Pues en una sola de las mencionadas páginas de juegos en internet caben más de cien variaciones sobre el juego del bingo.

Insistimos en que no se trata de ofrecer un análisis en profundidad, sino unas pocas de las razones éxito de este tipo de empresas. Hemos hablado de tres, pero, muy probablemente, quien las pruebe hallará tres distintas, o treinta, o trescientas… ¿Cuántas crees que serán? ¿A cuánto se paga esa apuesta?

Sin Comentarios

Deja tu comentario